Los mejores espetos de sardinas de la Costa del Sol

Es uno de los platos estrella de la gastronomía de la Costa del Sol. Tiene un monumento en Málaga. Está cerca de convertirse en Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO. ¿Sabes ya de qué estamos hablando? Efectivamente, nos referimos al espeto de sardinaun plato que se remonta al siglo XIX y que se ha conservado hasta hoy. Si quieres saber dónde puedes probar los mejores espetos de la Costa del Sol, te damos algunas pistas.

 

Dónde comer en Málaga capital

Los podemos encontrar tanto en chiringuitos como en restaurantes. El espeto de sardinas es el santo y seña de la cocina malagueña. En los chiringuitos de El Palo y Pedregalejo, en Málaga, se pueden degustar algunos de los mejores espetos de la provincia. Aunque no son éstos los únicos platos que encontrarás en estos establecimientos genuinos, el famoso ‘pescaíto frito’ es otro de los imprescindibles en la carta de cualquier merendero malagueño. Calamares, jibias, calamaritos o boquerones son sólo algunas de las exquisiteces que podrás probar.

 

Espetos en la Costa del Sol oriental

Aunque cada comarca tiene su especialidad, con la llegada del buen tiempo, en los municipios de la Costa del Sol oriental es frecuente encontrar barcas preparadas para una buena espetada. Una de las zonas más conocidas es Torre del Mar. En esta localidad costera, perteneciente al municipio de Vélez Málaga, podrás saborear este plato y otros muchos de la cocina local en sus chiringuitos a pie de playa. En Nerja, Rincón de la Victoria y Torrox también es muy popular el espeto, que se ha convertido en un verdadero reclamo turístico.

 

‘Pescaíto’ frito en la Costa del Sol occidental

Nada como una buena ración de sardinas asadas al calor de la leña para adentrarte en un mundo de sabores. En BenalmádenaFuengirolaMarbella y Torremolinos las cartas de sus chiringuitos incluyen el famoso espeto malagueño. En La Carihuela, una de las zonas más populares de Torremolinos, no hay chiringuito que no ofrezca este plato. Saborear unas sardinas escuchando las olas del mar no tiene precio. Una combinación perfecta para que no te quieras ir jamás de la Costa del Sol.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar